Tras cada “disparo” de obturador, hay un ejercicio de observación,
análisis, meditación, y a veces, una buena dosis de paciencia.
Dicho de otra manera, primero se mira y…,
con un poco de suerte, se llega a ver.